20 de octubre de 2014

Cincuenta años creando joyas de filigrana

En los últimos años, la filigrana se convirtió en la “niña bonita” de la joyería nacional. Es por ello que Luque fue declarada “Capital universal de la filigrana”, debido a que es la única ciudad en la que el 10 por ciento de sus habitantes se dedica exclusivamente a la elaboración de la delicada filigrana, secundada solo por México.
Foto ABC color
En ese contexto, uno de sus reconocidos artesanos es don Mateo Medina (62), quien cumple 50 años como orfebre especializado en creaciones de filigrana en oro y plata. El “filigranero” recorre el mundo para mostrar con orgullo su arte.
LUQUE (Arnaldo Espínola, ABC color). Don Mateo Medina contó que tenía 12 años cuando empezó como ayudante en la joyería. A los 15 ya montó su propio taller y a los 17 años ya logró comprar un terreno. Más adelante se casó y formó su familia y crió a sus cinco hijos haciendo lo que más le gusta, tramar los pequeños hilos de oro o plata para obtener una delicada filigrana.
Los primeros trabajos de orfebrería con esta técnica se remonta al 1864, durante el traslado de la capital de la República a Luque tras la ocupación de soldados aliados de la Guerra contra la Triple Alianza (1864-1870). Los primeros joyeros llegaron a la ciudad huyendo de los invasores, brasileños y argentinos. Varios de ellos montaron sus talleres en Luque, que se mantienen hasta hoy en manos de sus descendientes. Desde entonces esta tradición se traslada de generación a generación.

Don Mateo presidió la Coordinadora de Artesanos Luqueños (COAL) durante cuatro años, y precisamente es uno de los tantos pobladores que se han ganado la vida y sacado adelante a su familia con la orfebrería.
El artesano cuenta orgulloso que mediante su trabajo es reconocido prácticamente a nivel mundial, pues ya visitó numerosos países de varios continentes y sus joyas son valoradas por paraguayos y extranjeros.
Mateo dijo que mediante averiguaciones supo que las primeras joyas de filigrana fueron halladas en Troya (Grecia) en 1800 AC y que los primeros orfebres llegaron al país en 1600, con los españoles.
La joyería luqueña es muy apreciada, especialmente por los extranjeros, porque se sigue manteniendo el trabajo totalmente manual. Es decir, los trabajos se realizan con rudimentarias herramientas como pinzas y cortadoras. En otros países como México y Colombia, donde existe una gran producción de filigrana, la técnica ya fue industrializada y los trabajos se hacen con máquinas.
Fuente: ABC color

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ultima Hora - Nacionales

Las ruinas jesuíticas observadas desde el aire

Visita a la tumba de Mangore.


Honor a quien honor merece!Sady y Teofilo Acosta directores de Ecos del Paraguay vistaron la tumba del gran musico paraguayo Agustin Pio Barrios cuyos restos descansan en el Cementerio de los Ilustres de El Salvador.