26 de noviembre de 2014

Rufino Cardozo, un talento incansable

Costumbrista. Los óleos de Rufino Cardozo se inspiran en paisajes, lapachos, campesinos y la mujer paraguaya. Por Marisol Ramirez (Ultima Hora)
Mirada vivaz, ánimo alegre y una energía que nace del corazón y que se expresa en el pincel, así es el pintor y músico paraguayo Rufino Rufi Cardozo, de 84 años (1930), quien a pesar de las limitaciones con las que lidia hace más de un año y medio, desde que fue diagnosticado con párkinson (le quita un poco la sensibilidad en las manos), sigue pintando y aún tiene ganas de enseñar sus técnicas y cantar.
Rufino tiene una vida rica en experiencias y vivencias productivas y positivas a través de su talento artístico, y a pesar de su avanzada edad y problemas de salud, sigue trabajando en su modesto taller sobre Mayor Bullo N° 662 entre Azara y Herrera, recibiendo pedidos, o materializando lo que su inspiración le pide. Sus cuadros se ven en exposición permanente en dicho espacio.

PEDIDOS. “A veces viene alguien y me deja un pedido específico, saben que mi especialidad son los paisajes y lapachos. Cuando la persona me describe lo que quiere, yo en mi mente ya veo terminado el trabajo”, comenta Rufino Cardozo, quien nos recibe en su taller. “Mañana ya estaré en pie, pintando, porque al pintar me olvido de todo y me transporto”, confiesa.
El creador, que lleva ya 65 años pintando, también tiene otras inquietudes vinculadas al arte, como la música. “Era músico folclorista, y casi a la par con la pintura, incursioné en esta área. Así como viajé a través de la pintura, también viajé con la música”, recuerda. Actualmente, integra el coro Las voces del atardecer, de personas de la tercera edad. Sus compañeros gestionan su participación en los ensayos o presentaciones, pues su movilidad es más limitada que antes.
PEDIDO. Con total sinceridad, Rufino Cardozo dice que no le falta dinero para sus medicamentos y tratamiento, gracias a un ingreso de jubilación, mientras que lo que llega de la venta de sus cuadros lo invierte en la compra de materiales para seguir pintando. Estos tienen un elevado costo, pero el mismo Rufino considera que tiene “más para dar”.
Lo que solicita el artista es la pasantía de algún artista joven que se esté iniciando, y quien puede ser útil en su taller para ayudarle a finalizar algunas de sus obras. “Podría darle terminación a mis cuadros y ayudarme en algunas cosas, ya que a veces tengo dificultades y me lleva más tiempo pintar. Yo sé que mucho de mi técnica y los ‘secretos’ de la pintura que tengo, los puedo compartir”, comenta.
Sus cuadros se pueden adquirir, con un precio base de G. 500.000, y dependiendo del tamaño y complejidad, pueden variar los costos. “El cuadro más caro que vendí costaba G. 2.500.000. En las galerías, el costo se modifica por las comisiones”, señala.

LIBERADOR. Para Rufino Cardozo, el arte siempre fue “liberador”, y recomienda a los jóvenes con vocación a que estudien y “no dejen pasar ese llamado porque es muy bueno hacer arte, y es una llave que abre muchas puertas”, dice este pintor que descubrió su talento tras ganar un concurso en la escuela, cuando estaba en 5º grado, en 1948. Desde entonces, y hasta ahora, su pincel no se detiene.
Fuente: Diario Ultima Hora

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ultima Hora - Nacionales

Las ruinas jesuíticas observadas desde el aire

Visita a la tumba de Mangore.


Honor a quien honor merece!Sady y Teofilo Acosta directores de Ecos del Paraguay vistaron la tumba del gran musico paraguayo Agustin Pio Barrios cuyos restos descansan en el Cementerio de los Ilustres de El Salvador.