23 de marzo de 2015

Videojuego histórico

Dos jóvenes decidieron recrear en un videojuego el conflicto bélico entre el Paraguay y Bolivia. Los protagonistas de este ambicioso proyecto son Ismael Pozzo y Eduardo Benítez, quienes pretenden educar y divertir con Guerra del Chaco. Por Lic. Marisol Palacios. ABC color
La industria de la plataforma virtual, tanto local como internacional, está creciendo a pasos agigantados. No solo en términos de facturación, sino también en calidad.
Ismael Pozzo (27), diseñador gráfico, junto con Eduardo Benítez (16), estudiante del 2.º año de la Educación Media, están desarrollando un videojuego sobre la Guerra del Chaco (1932-1935).
Pozzo –con la experiencia de haberse desenvuelto anteriormente en otro juego denominado Malavisión, en beta (una versión de lanzamiento) sobre la mitología guaraní– señala que el ingreso es 10 veces superior a los USD 10.000 millones que se recauda en Hollywood. “El mercado percibió USD 90.000 millones y tan solo en el Paraguay, unos USD 240 millones en el 2014”.

Según Pozzo, aunque hay pocos emprendimientos, están saliendo juegos bastante buenos, tanto para sistemas Mac, Android y otros. “Pero lo poco que se hace es, en su mayoría, bastante profesional”, resalta. Tanto que el año pasado se creó la Asociación de Desarrollo de Videojuegos del Paraguay (Igdapy), bajo la dirección de Juan Eduardo de Urraza.
Pero ¿cómo nació esta historia? Eduardo Benítez siempre sintió una gran afición por todo lo relacionado con la épica de nuestro país. Cuenta que cuando escucha temas relacionados con la Guerra del Chaco, como 13 Tuyutí, se emociona. Un día, en clase, le surgió la idea sobre la contienda y comenzó a desarrollarla con un compañero. Sin embargo, cuando se dieron cuenta de que sus conocimientos eran básicos, para continuar, el compañero abandonó el proyecto y le cedió los derechos. Para seguir, Benítez necesitaba la ayuda de alguien con experiencia en desarrollo. Recordó que el trabajo de Pozzo en las gráficas de Malavisión lo había impresionado mucho. Entonces, decidió contactar con él, quien se entusiasmó con la idea, ya que pensaba que los jóvenes deseaban optar por una plataforma virtual basada en nuestra historia bélica. La desarrollaron y ahora están emprendiendo oficialmente el proyecto.
Según planean, Guerra del Chaco será lanzado, de manera inicial, para PC. Posteriormente, todo dependerá del motor gráfico que utilicen. “El motor gráfico es un software que se encarga de facilitar al desarrollador el diseño, la creación y la representación de videojuegos”, explica Pozzo.
Ambos se encuentran en plena tarea con el equipo de programadores, modeladores, diseñadores web, sonidistas e historiadores. En ese sentido, contarán con el apoyo del Arq. Jorge Rubiani, como también de historiadores bolivianos. “Queremos que esté enfocado desde los dos puntos de vista, tanto de nuestro país como de Bolivia. No deseamos generar ninguna controversia en ambos bandos”.
Actualmente, los jóvenes se hallan consolidando la mecánica básica del juego. “Estamos definiendo cómo se va a desenvolver, cuáles serán las pautas y limitaciones del jugador, y sus herramientas de combate”. Pozzo ya desarrolló también la gráfica; solo falta la aprobación del grupo, el cual deliberará si el producto funciona o debe ser adaptado a otros aspectos técnicos.
Los desarrolladores calculan que en unos seis meses tendrán una demo de la batalla de Boquerón, que será el primer capítulo. Pozzo y Benítez pretenden realizar 11 batallas importantes, tanto las ganadas como las perdidas. “Nuestro objetivo es ser lo más imparciales posible, pero siempre fieles a la historia del conflicto. Para ahorrar recursos, vamos a generar una campaña paraguaya y otra boliviana. El jugador elegirá su campo”.
El juego contará con una breve introducción sobre las causas de la contienda, de modo que el usuario se sienta identificado con la historia. Ese es uno de los principales enfoques del proyecto: enseñar a los niños y jóvenes sobre la Guerra del Chaco, pero de manera distinta; otro es crear un pasatiempo en el cual ellos se sientan identificados y aprendan. “Pero para continuar el proyecto, dependemos, en gran medida, del apoyo que consigamos, ya sea en programación o inversión”.
 Sepa más
 Los interesados en apoyar el proyecto pueden contactarse con Ismael Pozzo, al (0961) 318-282.

mpalacios@abc.com.py  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Ultima Hora - Nacionales

Las ruinas jesuíticas observadas desde el aire

Visita a la tumba de Mangore.


Honor a quien honor merece!Sady y Teofilo Acosta directores de Ecos del Paraguay vistaron la tumba del gran musico paraguayo Agustin Pio Barrios cuyos restos descansan en el Cementerio de los Ilustres de El Salvador.