29 de julio de 2015

La lucha más noble

Hace 57 años, el Dr. Artemio Bracho inició en el Chaco la lucha más noble: el reconocimiento de un Día Mundial de la Amistad, ese sentimiento que –según dice– es el único capaz de superar todas las barreras. El objetivo se logró oficialmente en 2011, pero su batalla sigue para que la celebración sea real y llegue a todos los pueblos.Por Mónica Bareiro, ABC Color
A sus 90 años y con algunos problemas de salud a cuestas, el incansable Dr. Ramón Artemio Bracho continúa luchando por aquel objetivo que, según cuenta, “nació de la manera más humilde” y por el que, en casi seis décadas, no dejó de pelear. El encuentro estaba marcado para las seis, llegamos puntualmente y él nos esperaba sentado en su sillón, con un impecable traje gris y visiblemente emocionado.
Bracho impulsó la creación de un día para celebrar el que, asegura, es el sentimiento más noble de la humanidad: la amistad. Algo que él define como “lo único capaz de unir por sobre toda diferencia política, religiosa o racial”. Dice que “si hubiera más amistad en el mundo y si se la valorara como corresponde, reinaría la paz en todo el mundo, porque esto tendría la fuerza suficiente como para zanjar los mayores conflictos, incluso entre países.
Tal vez las veces que le tocó contar la historia de su lucha, pero lo hace con la emoción de un amor adolescente. Con impecable lucidez cuenta cada detalle y habla de la emoción que sintió cuando en 2011 recibió la llamada de Cecilia Medina, periodista de ABC, quien le contaba que había salido la resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU) por la cual se declaraba oficialmente el 30 de julio Día Internacional de la Amistad.
Bracho cuenta que lo primero que le dijo fue: “No me hagas estas bromas, Cecilia, que ya no estoy para eso”, pero como se trataba de algo real, ni bien cortó el teléfono empezó una celebración sinigual con su familia, amigos y todo el barrio, que se extendió hasta el día siguiente.
“Imaginate: fueron 53 años soñando con ese día, más de medio siglo golpeando puertas. Hubo ocasiones en las que pensaba que ya no viviría para verlo. Me emociona hasta ahora, porque, finalmente, lo logramos”.

Esta iniciativa, que nació en el consultorio de Bracho, quien entonces se desempeñaba como director del Instituto de Previsión Social (IPS) en el lejano pueblo de Puerto Pinasco, Chaco, fue reconocida por el propio secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, en su visita al Paraguay en febrero de este año. En una parte de su discurso oficial, este señaló que fue “una contribución muy especial que el Paraguay ha aportado a la comunidad mundial”.

“Estuve en primera fila durante este acto y esas palabras me llenaron de emoción. Un señor tan importante me estaba colmando de elogios; fue algo excepcional”, recuerda. Ban Ki-moon dijo: “Cada 30 de julio se conmemora en todo el mundo el Día Internacional de la Amistad. Qué extraordinaria manera de compartir con el mundo el espíritu del Paraguay”.

En sus inicios

La idea de una fecha para la amistad nació luego de una celebración por el Día del Árbol a la que habían invitado a Bracho como disertante. “Me quedé pensando en lo lindo que era festejar algo como el Día del Árbol, pero ahí, en ese momento, me vino a la cabeza una idea: me pregunté cómo podemos celebrar tantas cosas y no algo tan fundamental como la amistad. Inmediatamente, le planteé a mi esposa (Dra. Nélida Aquino de Bracho) y empezamos a caminar juntos hacia ese objetivo”.

La idea fue aceptada y aclamada en todo el pueblo. Se decidió dedicar no solo un día, sino toda una semana a esta celebración y se acercaron pobladores de las distintas compañías de la región para ser partícipes. “Fueron días memorables, a pesar de que nuestro festejo se basaba principalmente en la colocación de carteles con frases inspiradoras para difundir los valores de la amistad. En el acto de cierre hubo música, colores, público de las localidades más alejadas del árido Chaco. No sabíamos que sería solo el inicio de este largo peregrinar”.

El Dr. Bracho apuntó desde el principio a extender esto a todo el mundo, por lo que poco después creó la Cruzada Mundial de la Amistad y envió una carta a la ONU con la propuesta, pero le respondieron que, indefectiblemente, el pedido tendría que realizarse desde el Gobierno. “Estábamos en plena dictadura. El presidente (Alfredo Stroessner) me recibió una sola vez y me derivó a otra dependencia. Evidentemente, el pedido no prosperaría. Cuando vino la democracia, vinieron también más pedidos. Juan Carlos Wasmosy mostró una gran predisposición que no prosperó, Nicanor Duarte Frutos ni siquiera me recibió y recién con el mandato de Fernando Lugo se pudieron dar pasos certeros. Gracias a la predisposición de todos los funcionarios pudimos hacerle ese regalo a la patria. Qué mejor manera de demostrar nuestro buen espíritu guaraní que con la valoración de algo tan importante”.

Los 193 países miembros de la ONU aprobaron por unanimidad la propuesta, pero, para Bracho, la lucha aún continúa, porque la celebración solo se realiza en papeles y todavía falta difundir ese espíritu festivo entre todos los seres humanos, que en todos los países del mundo se celebre verdaderamente este día, con un espíritu que los lleve a ser mejores personas, porque la amistad es un símbolo de esperanza para la humanidad. “A pesar de la declaración de la ONU, todavía hay países como Argentina –donde el que impulsó esta conmemoración es mi amigo– que siguen festejando en otra fecha. Lo que pretendemos es celebrar con todo el mundo, crear lazos, y que sea un día en el que nos olvidemos de todo y celebremos con alegría”.

Sobre la manera cada vez más comercial de festejar este día en la actualidad, Bracho manifiesta: “Es inevitable que la gente compre algunos presentes, que tenga algunos detalles con sus amigos; me parece correcto. Pero a mí lo que me gustaría es que se celebre con carteles, salir a la calle y leer a mi paso frases alentadoras en las vidrieras, leyendas que indiquen que estamos caminando hacia el ‘reinado de la amistad’”.

mbareiro@abc.com.py

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ultima Hora - Nacionales

Las ruinas jesuíticas observadas desde el aire

Visita a la tumba de Mangore.


Honor a quien honor merece!Sady y Teofilo Acosta directores de Ecos del Paraguay vistaron la tumba del gran musico paraguayo Agustin Pio Barrios cuyos restos descansan en el Cementerio de los Ilustres de El Salvador.